Los problemas estructurales de la economía española y las medidas insuficientes del gobierno



I. "El problema de la economía española es estructural no transitorio ni temporal":

Por mucho que veamos en las noticias que el problema viene de fuera o que Alemania y Holanda tienen la culpa por su "presunta insolidaridad", la realidad es que España tiene graves problemas económicos estructurales que se están haciendo notar especialmente en esta crisis. 

Podemos destacar principalmente 6 problemas que se encuentran todos ellos interconectados:

1. Déficit Público: es la diferencia entre ingresos y gastos de las cuentas públicas, este problema viene de lejos, las administraciones públicas gastan más de lo que ingresan. En el gráfico de abajo podemos ver cómo en época de Zapatero el déficit público se disparó al -10% y con Rajoy se fue recuperando progresivamente. Antes de la epidemia Pedro Sánchez ya estaba negociando con la Unión Europea para que le permitieran "flexibilizar" los objetivos de deficit para 2020, ahora sin margen de maniobra el déficit se volverá a disparar. Recordemos que Sánchez despilfarró dinero para poder ganar dos elecciones de forma consecutiva. 



2. Deuda Pública: si las administraciones públicas ingresan menos de los que gastan, las únicas vías  para equilibrar son dos: subir impuestos o endeudarse. La vía del endeudamiento ha sido la favorita de nuestros políticos durante las últimas décadas (además de subir impuestos), nuestra deuda pública ha llegado a superar el 100% del producto interior bruto (PIB), lo que significa que debemos toda la riqueza que es capaz de generar nuestra economía en un año, o lo que es lo mismo unos 25.300€ por habitante (per cápita). Hay que ver bien las cifras, aunque la deuda respecto al PIB ha descendido en los últimos 6 años no significa que la deuda haya descendido, todo lo contrario, ha aumentado, lo que ocurre es que en los últimos 6 años teníamos buenas cifras de crecimiento lo que hacia que la situación estuviera contenida en términos de PIB.





3. Ingresos Públicos con presión fiscal alta: al problema del elevado endeudamiento se suma a la elevada presión fiscal que sufre nuestro país. Lo que hace que el margen para equilibrar los ingresos públicos por esta vía sea muy limitado en la situación actual. La excusa que suele utilizarse para justificar las subidas es que "estamos por debajo de la media del resto de países de la eurozona", cosa que es falsa porque tenemos los tipos impositivos en la franja alta de la mayoría de países y que por otro lado es una justificación bastante pobre, ya que la economía española es mucho menos competitiva, menos productiva y más dependiente de sectores como el turismo frente al resto de economías de la eurozona que tienen empresas más industriales y de alta tecnología. La presión fiscal en España en 2018 se situaba en el 35,2%, probablemente ahora sea varios puntos más con las subidas del SMI y las cotizaciones sociales de 2019.



4. Excesivo tamaño de la administración central, autonómica y local: el principal problema es que las administraciones públicas no ha dejado de crecer de tamaño, han seguido manteniendo su nivel de vida a todo trapo a pesar de las dificultades económicas, es decir, siguen viviendo por encima de sus posibilidades. Con la burbuja inmobiliaria los ingresos crecían a la vez que el estado también lo hacia, al hundirse los ingresos, la administración siguió creciendo pero vía deuda y aumentando los ingresos vía presión fiscal (recordar las subidas de impuestos de ZP y Rajoy). En el gráfico podemos ver cómo los ingresos del impuesto de sociedades no han logrado recuperar los niveles previos a la crisis de 2008 (un signo alarmante). Mientras que por otro lado la presión fiscal se centró en el IRPF e IVA que no han dejo se aumentar. 





5. Escaso tejido empresarial: a diferencia del resto de los principales países europeos el tejido empresarial en España esta formado básicamente por pymes y autónomos, ¿qué quiere decir esto? que en España el 86% del tejido empresarial está formado por un tipo que tiene un bar, un tipo con un taxi, o un tipo con una pequeña empresa con pocos empleados, nuestro tejido empresarial no es el Ibex 35. Si nos fijamos en el Ibex 35 la mayoría de empresas son bancos y energéticas, no encontramos empresas de alta tecnología o de alto valor añadido, esto es solo una muestra más de las empresas que tenemos, Inditex es una excepción.



6. Rigidez regulatoria y baja competitividad: España es un país en la que la mayoría de sus ciudadanos son de izquierdas, la mayoría de ciudadanos quiere sentir la seguridad del respaldo estatal, todos quieren ser funcionarios, esto también se plasma en la regulación, que a su vez se ve limitada por toda la regulación europea, un ejemplo de ello es lo mal que le va a empresas como Telefónica, por ejemplo este año un ajuste de plantilla con prejubilaciones se ha comido la mitad de su beneficio (+ de 1600 millones de euros). Esperemos que este gobierno no elimine la reforma laboral que hizo el PP.




II. Medidas económicas extraordinarias del gobierno (obligar a empresas y autónomos a endeudarse para pagar impuestos y cotizaciones sociales):

Decreto medidas económicas Covid-19


Sánchez dijo que realizarían la mayor movilización de recursos públicos de la historia y que el impacto de la crisis lo asumirían los poderes públicos. No se engañen, el estado no ha movilizado recurso alguno. Las medidas económicas que anunció hace unas semanas suponen realmente pasar el muerto a los bancos y al sector privado. La mayoría del monto anunciado son avales, esto supone que el sector privado deberá movilizar recurso privados para sostener la economía mientras dure la pandemia de manera artificial endeudándose. 

Fuente: B.O.E

Esta medida del gobierno gobierno consiste en otorgar avales a los bancos y establecimientos financieros para que concedan créditos a empresas y autónomos para atender sus necesidades, facturas, necesidades de circulante, vencimientos de obligaciones financieras o tributarias u otras necesidades de liquidez. Es decir, para que liquiden lo que tengan que liquidar, especialmente como se dice en el propio decreto "sus deudas tributarias". El importe máximos de los avales es de 100.000 millones de euros, una cantidad insuficiente además de irreal ya que es un simple parche, una patada hacia delante.

¿Qué supone esto? Básicamente, en primera instancia el riesgo lo asume el autónomo o empresa que se ve obligada a endeudarse para pagar impuestos y liquidar obligaciones mientras su facturación se desploma y en segunda instancia el banco que presta el dinero, que se ve obligada a movilizar recursos y asumir riesgos, por tanto el estado no desembolsa nada, sino que "respalda", es decir que si te arruinas completamente el estado desembolsaría parcialmente.

Fuente: B.O.E

Por otro lado, las ayudas del ICO no son ayudas, sino que son créditos que hay que devolver. Estas líneas de crédito se otorgan mediante la intermediación de las entidades financieras. Por tanto las empresas y autónomos se ven obligados a endeudarse para no ver sus negocios y empresas desaparecer. En definitiva, Pedro Sánchez elude sus responsabilidades como presidente del gobierno y pasa la patata caliente a autónomos, pymes y bancos (por este orden).

La pregunta es: ¿No se podría haber suspendido el pago de impuestos y cotizaciones durante la pandemia? parece que no, por tanto el daño ya está hecho.



III. ¿Qué medidas harán falta cuando la epidemia pase?

Las medidas fiscales ya vienen con retraso, todo apunta a que el gobierno tratará de subir los impuestos y el incentivo de la inversión extrajera ni por asomo se les pasará por la cabeza. Por tanto tendremos más estado parasitando del sector productivo. ¿Qué podría ocurrir?

Posibles consecuencias: todo apunta a que la deuda se volverá a disparar, si el estado no toma medidas fiscales la economía no mejorará y posiblemente veamos importantes recortes en pensiones y sueldos públicos. También veremos una paralización generalizada de la inversión, tanto pública como privada. Por no contar de qué veremos alta cifras de paro, probablemente veamos niveles históricos. Si no hay un "plan Marshall" acompañado de medidas fiscales sin precedentes entraremos en una gran depresión.



¿Qué plan tiene Pedro Sánchez? el plan es que "no hay plan" están improvisando.


Comentarios