Visión de mercado en marzo por el Coronavirus

Febrero y el Coronavirus:

En febrero se produjo una fuerte revalorización de las bolsas en los mercados mundiales a medida que los inversores navegaban por la incertidumbre sobre el impacto económico del actual brote del Coronavirus. Los mercados empezaron febrero bastantes resistentes frente a un número creciente de casos de Coronavirus, sin embargo finalmente los mercados comenzaron a caer al tener una perspectiva más pesimista sobre el alcance económico real del virus. A pesar de una temporada de resultados decente tanto en los Estados Unidos como en Europa, junto con la fortaleza del entorno macro en enero, los inversores han empezado a darse cuenta de la realidad por el deterioro de las cadenas de suministro asiáticas, además de la incertidumbre por la propagación del virus a nivel mundial. El número de casos de Coronavirus no ha dejado de aumentar con graves brotes particularmente en Corea del Sur, Italia e Irán. Los gobiernos han reaccionado con una combinación de medidas de contención y advertencias de salud pública, además de medidas fiscales para tratar de tranquilizar a los ciudadanos y los mercados financieros ante la creciente incertidumbre. 

En términos históricos la caída que hemos visto en la bolsa ha sido la mayor caída semanal del precio de las acciones desde octubre de 2008, lo que ha provocado la reacción de la Reserva Federal implementando un recorte de tasas de emergencia del 0,5%. En este contexto los activos básicos de renta fija registraron fuertes ganancias a medida que aumentaron también los temores de recesión. Las expectativas de inflación y los precios de productos básicos relacionados con el crecimiento cayeron en línea de las expectativas de crecimiento. Ya en febrero hemos podido ver como las compras mayoristas de los chinos han caído a mínimos históricos a medida que han ido apareciendo otros signos de ralentización económica por el Coronavirus, especialmente en las cadenas de suministro, cancelación de viajes, vuelos, eventos etc. 


El S&P 500 (la guía del mercado):

Los futuros del S&P 500 llevan 10 días cotizando en lateral subiendo y bajando con fuerza, por ahora no ha perforado los mínimos de una semana antes y ha logrado mantener la zona de soporte (2906-2854). A corto plazo la resistencia sigue en los 3130 puntos, que es donde ha tenido dos intentos fallidos y que provocó la pérdida del canal alcista que trataba de formar una pauta de máximos y mínimos crecientes. El cierre semanal deja dudas, en primer lugar por los dos intentos fallidos de superar los máximos semanales (3130) y en segundo lugar porque no hemos hechos nuevos mínimos,  en tercer lugar hay una puta de máximos y mínimos crecientes, puesto que ayer parece que hizo un suelo al reaccionar el indice en la zona de 2906. La clave estará en ver si es capaz de mantener los 2906 y superar 3130. 


Si analizamos la caída que ha tenido el índice con los retrocesos de fibonacci podemos comprobar    que ha sido capaz de recuperar el 50% de la caída previa para posteriormente volver a girarse a la baja. El cierre semanal ha sido por debajo del 23.6% del retroceso, lo que indica debilidad y habría que estar muy atento a los niveles de soporte arriba señalados. 


Por otro lado, si analizamos el índice con algo más de lejanía podemos ver que el nivel en el que ha reaccionado (2854 puntos), ya fue testeado en el pasado, ya que sirvió como nivel de referencia tanto como resistencia y posteriormente como soporte. Lo que indica que perderlo podría provocar una corrección mucho mayor, pero parece un soporte muy sólido por como el índice ha reaccionado esta  pasada semana al llegar a esa zona. 


Desde el punto de vista fundamental o de catalizadores, resultaría algo ingenuo pensar que Trump y la FED dejarían caer la bolsa americana teniendo las elecciones a la vuelta de la esquina (martes 3 de noviembre 2020). Por otro lado los resultados de las compañías americanas han sido bastante buenos y los datos económicos en Estados Unidos están siendo muy buenos, como por ejemplo los datos de empleo de ayer, con la tasa de paro más baja en la historia de los Estados Unidos en el 3,5%. 



El indice del miedo (VIX):

Los futuros del VIX ayer antes del cierre sufrieron una gran caída, esto puede deberse a que algunas posiciones cortas cubren sus posiciones para la semana siguiente. El VIX es el índice de volatilidad del mercado de opciones put de Chicago que muestra la volatilidad implícita de las opciones sobre el índice S&P 500 en un periodo de 30 días, para ello se toma el promedio ponderado de la volatilidad implícita de las opciones call y put. Cuando hay gran volatilidad y el VIX sube con fuerza suele indicar miedo y pesimismo en el mercado, correlacionándose con caídas en el S&P 500. Al contrario, cuando el VIX cae con fuerza indica confianza en que la bolsa subirá. También hay otros indicadores para otros índices, pero el VIX es el más utilizado al estar referenciado al índice mundial que se tiene por más importante como es el S&P 500.


Podemos ver como el índice "del miedo" ha vuelto a máximos de 9 años. Para ver un nivel semejante de volatilidad (superior a 40) tenemos que remontarnos a la crisis de la deuda griega en 2011-2012 o a la caída de Lehman Brothers en 2008. Estamos hablando de unos niveles de volatilidad altísimos, por ello estamos viendo grandes caídas y grandes subidas en el intradía de las sesiones de las dos últimas semanas, el Coronavirus parece la excusa perfecta para agitar los mercados y hacer cundir el pánico.



El oro como activo refugio:

Las fuertes caídas en la bolsa han provocado que el precio del oro se vuelva a disparar y vuelva acercarse a la zona de máximos históricos de 2011 (aunque aún lejos de los 1917 dólares por onza). La cotización del oro lleva recuperándose desde finales del pasado junio de 2019 cuando superó resistencias en la zona de 1350 dólares. Algunos analistas muy optimistas estiman que el precio del oro podría llegar a superar la zona de los 2000 dólares este año, esto lo justifican en que la política de rebaja de tipos de interés que estamos viendo por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos provoque por ejemplo que la rentabilidad de los bonos baje (tal y como hemos visto esta semana), añadido a una mayor debilidad del dólar, dejando por ello como único activo refugio y rentable al oro. 


Nuestro Ibex 35:

Por su parte, nuestro principal índice el Ibex 35 al igual que el resto de índices europeos están mostrando una debilidad mucho mayor a corto plazo desde el punto de vista técnico por varias razones: en primer lugar los futuros del Ibex 35 han sido incapaces de superar el nivel de los 9000 puntos, teniendo un rebote mucho más débil que el resto de indices y en segundo lugar porque han perforado los anteriores mínimos semanales.


Con un poco de perspectiva, podemos ver como el índice al superar ligeramente los 10.000 puntos cayó a plomo y desde entonces no ha logrado rebotar tras varios intentos fallidos hasta llegar a los mínimos de ayer. Algunos de los principales valores han llegado a niveles psicológicos importantes (BBVA cotizando a 4€, Telefónica a 5€ y Santander a 3€). El índice cuenta con un soporte importante en la zona de 8240 puntos, coincidiendo con la zona de mínimos de diciembre de 2018 y del pasado agosto de 2019 (aproximadamente). Si pierde esa zona,  puede haber oportunidades muy interesantes pues las valoraciones actuales de algunos valores ya son muy atractivas para tomar posición. De hecho dudo bastante que pierda esta zona ante la más que probable acción del Banco Central Europeo esta próxima semana. En el supuesto de que sorprendentemente pierda esa zona de soporte será una gran oportunidad ya que en cualquier caso será temporal. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pharma Mar podría desplomarse un 50%

Acciones infravaloradas con potencial para 2020

PharmaMar descubre la cura al cáncer de pulmón por tercera vez