Pánico en la bolsa y en la calle



Queridos lectores, esta semana hemos podido comprobar una vez más que el miedo como atributo inherente a la propia condición humana sumado a la incertidumbre provoca que los inversores se cuestionen hasta su propio nombre. Las personas no entran en pánico y venden sus casas o negocios, pero siempre lo hacen con sus acciones en busca de liquidez porque siempre se piensa que todo puede caer más, en definitiva que todo puede ir a peor (en cierto modo es verdad, todo puede ir a peor), pero cuando una persona entra en pánico lo más probable es que tome decisiones que no son fruto de la reflexión racional o una visión objetiva de la realidad.

Esta semana hemos visto como por muy claro que tengamos nuestro perfil inversor o nivel de tolerancia a a la volatilidad y al riesgo todo nuestro plan puede saltar por los aires. La realidad es que nunca sabemos lo que va a suceder (sea positivo o negativo), si bien podemos intuir en cierto modo lo que puede suceder pero siempre que lo hagamos desde un punto de vista objetivo, analizando y ponderando la realidad dentro de un plazo razonable. 

El Coronavirus y su impacto económico:

La realidad es que el ciclo económico tiene muy mala pinta a corto plazo, y no, no todo está descontado en el precio, todo apunta a que vamos a una posible recesión global por la paralización económica. Los gobiernos y bancos centrales han tomado medidas de aplazamiento de impuestos e inyecciones de dinero a corto plazo para evitar problemas de liquidez, operativos y así prevenir daños estructurales en la economía si la situación se alarga, muchos inversores piensan que estas medidas serán insuficientes y que aún hay demasiadas incógnitas. 

Si bien lo sensato es ponerse en la peor situación, otra posibilidad más optimista es pensar que el impacto económico será limitado y que no irá más allá de un trimestre o dos. Las noticias que vienen de China, a pesar de no ser del todo fiables invitan a cierto optimismo, también las de Corea del Sur (más fiables). Si el escenario ocurrido allí en los últimos dos meses y medio se reproduce de forma análoga en Europa y el resto del mundo, teniendo en cuenta que actualmente contamos con mayor información para prevenir la propagación del virus, añadido a la posibilidad de que se encuentre una vacuna antes con el esfuerzo conjunto de todos los países del mundo. Los primeros casos de Coronavirus se detectaron a mediados de diciembre del pasado año en la ciudad de Wuhan, tras dos mese de lucha y medidas drásticas los chinos han logrado contener la epidemia, con una gran parte de los infectados ya recuperados y la posterior reapertura de algunas fábricas y tiendas. 


¿Hemos hecho suelo?

Antes de ver si estamos ante un suelo o si es posible una recuperación del mercado tenemos que analizar lo que ha sucedido con anterioridad; el 17 de febrero hacíamos máximos históricos en todos los índices (incluido el Ibex con dividendos). Pero la semana antes, curiosamente los índices subieron con fuerza a pesar de que las informaciones del impacto del Coronavirus estaban empezando a notarse en los encargos de pedidos y en las cadenas de suministro asiáticas. Apple dio la voz de alarma al reconocer que el Coronavirus iba a tener impacto, poco después anunció que cerraría todas sus tiendas en China por el virus. Actualmente un dato curioso que invita al optimismo es que Apple acaba de cerrar sus tiendas en todo el mundo menos en China. 

Apple en China
Tienda de Apple en China.

¿Qué ha sucedido en el mercado? En mi opinión la caída ha sido forzada, por supuesto que el Coronavirus ha influido, pero alguien con información privilegiada sobre la ralentización de las cadenas de suministro asiáticas y especialmente lo acontecido en China y Corea del Sur alentó las subidas las semanas antes a iniciarse las caídas para deshacer grandes posiciones y empezar a vender antes que nadie: a partir del día 17 de febrero hemos visto tres semanas de caídas constantes sin rebotes claros a excepción de las bolsas de Estados Unidos donde los efectos del virus solo acaban de empezar, si bien se están tomando serias medidas para evitar la propagación del virus como la restricción de los todos los vuelos con Europa, Irlanda y Reino Unido durante 30 días y la declaración de emergencia en varios estados. 

Gráfico Ibex 35
Cronología de la caída del Ibex 35.



Probablemente veamos nuevos mínimos en los índices en la próxima semana, pero es imposible hacer pronósticos de lo que puede pasar a un mes vista, de lo único que estoy seguro es de que la bolsa en su sobre-reacción se pasará de frenada en su caída adelantándose a la propia realidad económica, descontando un mayor impacto negativo. 

También estoy seguro de que habrá réplicas diferidas en el tiempo debido a la sombra del pánico reciente y porque la descoordinación de los gobiernos mundiales han provocado que esta crisis del Coronavirus vaya a distintas velocidades en cada continente: no se han tomado las mismas medidas políticas, socio-sanitarias y económicas al mismo tiempo en todos los países y no todos se recuperarán igual, que la habrá (la recuperación) o eso o se acaba el mundo, si bien las recientes caídas harán a los mercados inestables en los próximos meses debido a la sensibilidad respecto a las noticias negativas.

La bolsa sin duda está descontando una crisis, la cuestión es valorar si el posible impacto económico que pueda tener esta situación y su duración. Si el impacto es temporal y dura un trimestre o dos trimestres estamos ante una gran oportunidad de compra en bolsa, si dura varios trimestres veremos nuevos mínimos, pero repito que este será temporal o de lo contrario vendrá el Apocalipsis. 



La tendencia del Coronavirus en la mente humana:

Si bien no hay ningún estudio que vincule el pánico con los datos de Google, podemos ver que según los registros de las búsquedas de Google el término "Coronavirus" empezó a registrar volumen de búsquedas importantes a partir del 20 de enero, después se relajaron durante aproximadamente un mes. Posteriormente los días 20-21 de febrero se dispararon las búsquedas al registrarse importantes números de contagiados en Italia, y los primeros en España coincidiendo a su vez con el inicio de las caídas en bolsas. 

Fuente: Google Trends.



En el día de hoy sábado 14 de marzo las búsquedas siguen en máximos, repitiendo un patrón intradía de tres picos que se repiten aproximadamente a la misma hora: a primera hora de la mañana (8.00h), a medio día (14.00h) y en la noche (23.00h). Con estos datos podemos pensar que la gente ha entrado en pánico totalmente, prueba de ello es la necesidad de obtener información de forma desesperada sobre el virus. De momento las búsquedas no han encontrado techo. 

Fuente: Google Trends.



Las posiciones cortas y la sesión del viernes:

Por otro lado hemos podido ver cómo las posiciones cortas de varios fondos de cobertura como Bridgewater Associates o Citadel han contribuido a las caídas aprovechándose del pánico vendiendo  masivamente acciones prestadas en momentos clave desplomando las cotizaciones. ¿Por qué no hemos rebotado? porque precisamente las posiciones cortas aprovechan los rebotes para operar y vender en máximos intradía, buscando llegar a las zonas de stops y colapsando las cotizaciones, así es como operan, vendiendo masivamente y recomprando lentamente hasta la siguiente sesión donde vuelven a ejecutar lo mismo de forma sistemática. 



Las emociones que los inversores humanos sienten hacia los movimientos bruscos del mercado son miedo y ansiedad en las caídas y euforia en los rebotes, los cortos se aprovechan de estas emociones. El jueves tuvimos la mayor caída de la historia del Ibex 35 con un desplome superior al 14%.

mayor caída de la historia del Ibex 35
Fuente: Expansión.

Esta gran caída presionó para que en la madrugada del pasado "viernes 13" el supervisor (CNMV) restringiera las posiciones cortas sobre 69 acciones cotizadas. Lo que provocó que a la mañana siguiente se produjera un fuerte rebote al tener los cortos que recomprar las posiciones que previamente habían vendido: hay que señalar que algunos de los fondos que operaban a corto tenían posiciones muy grandes, de hasta el 0,70% del capital en alguno valores como Iberdrola, Santander, BBVA, Amadeus y Telefónica. 


El Ibex 35 llegó a rebotar en la sesión del viernes por encima del 10%, pero acabó la sesión con una inane subida del +3,73%, ya que muchos inversores aprovecharon el rebote para salir y otros para especular intradía. Es evidente que estamos en un mercado bajista en el que hay que tener mucho cuidado si se opera intradía, si se sigue este tipo de operativa hay que comprar en las caídas y vender en los rebotes, algo poco recomendable por su riesgo y extremadamente difícil por la velocidad del mercado. 

Sesión del viernes 13 en el Ibex 35.

¿Qué estrategia seguir?

Si bien esta situación puede beneficiar a algunas empresas si se prolonga en el tiempo, lo cierto es que no necesariamente puede verse reflejado en su cotización, el mercado está roto y por ello es preferible no jugar a ser adivinos. Hay valores que pueden parecen baratos porque han caído mucho, pero en momentos de pánico extremo el mercado lo vende todo, esté barato o no intrínsecamente; en este contexto es preferible seguir una estrategia más conservadora rotando la cartera a valores más defensivos y descorrelacionados con el ciclo económico, es decir, empresas que independientemente de lo que haga su cotización a corto plazo su negocio no se vea afectado y que sus beneficios vayan a ser recurrentes/predecibles en los siguientes trimestres en cualquier escenario


Me estoy refiriendo a empresas de suministros básicos como Red Eléctrica y Enagás o empresas como Viscofán, Grifols, etc que curiosamente han sido de las pocas compañías que lograron mantener las subidas del viernes, lo que indica que los inversores están refugiándose en este tipo de valores "más seguros". 

Hay empresas en el Ibex que cotizan a precios de derribo, pensar que Telefónica puede capitalizar menos 20.000 millones y que ese es su "fair value" no tiene lógica ninguna, es más, en el contexto actual se demuestra que por ejemplo la fibra de Telefónica es más estratégica o igual de importante que el tendido eléctrico ya que no se podría teletrabajar o conectarse 24 horas en cuarentena sin una red de fibra de esta capacidad. 


La cara y cruz del Ibex35 a un año:




Comprar cuando hay sangre en las calles:

Allá por 1815 el Barón Nathan Rothschild autor de la célebre frase "Hay que comprar cuando hay sangre en las calles" protagonizó un suceso que lo llevó a amasar lo que sería el principio de su fortuna: aprovechó que conocía el resultado de la batalla de Waterloo con varias horas de antelación para vender en la bolsa de Londres una gran cantidad de deuda de guerra británica provocando el hundimiento de su precio, el resto de inversores lo imitaron al pensar que la deuda no valía nada si lo ingleses habían perdido la batalla. Posteriormente la compró toda a precio de saldo e hizo una fortuna pues Napoleón perdió la batalla y la guerra, siendo al deuda británica un valor seguro. Lo que quiero decir con esta breve historia es que no se dejen llevar por el pánico y el miedo, su mayor enemigo no es el mercado, sino ustedes mismos, aprovechen las oportunidades cuando todo parece más oscuro, pues siempre, después de todo vuelve a salir el sol. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pharma Mar podría desplomarse un 50%

Acciones infravaloradas con potencial para 2020

PharmaMar descubre la cura al cáncer de pulmón por tercera vez