Llegó la hora de salir de QUABIT

Hace unos días comentábamos en twitter que estábamos analizando la inmobiliaria Quabit y que teníamos una visión positiva sobre sus acciones a corto plazo, estableciendo un primer objetivo sobre 1,20 y un segundo objetivo a 1,35, no obstante tras los últimos acontecimientos decidimos ser prudentes y analizar con un poco más de detenimiento lo que estaba sucediendo en la compañía, finalmente hemos cambiado nuestra opinión respecto a Quabit.

Adjuntamos la cronología de los tweets que acreditan dicho cambio de opinión:


Nuestro cambio de opinión en cuanto al momentum de Quabit se debe grosso modo a los siguientes motivos:

En primer lugar, pensamos que la entrada de Carlos Slim en en capital de Quabit no es positiva per sé; Carlos Slim ha tomado el 3,006% de Quabit a través de su sociedad de inversiones Carso S.A de C.V, los medios están vendiendo su entrada como positiva cuando no lo es, ya que pensamos que es puramente especulativa y oportunista. Por otro lado pensamos que tampoco es positivo que los medios hablen bien de ello, pensamos que alguien quiere vender y salirse de la compañía y de ahí el motivo de nuestra decisión de salirnos del valor y mantenernos al margen con importantes plusvalías en el bolsillo. 

Carlos Slim.

En segundo lugar pensamos que tras la finalización del programa de recompra de acciones propias  se han agotado los catalizadores positivos de la empresa a corto plazo.

Fuente: Quabit.

La compañía informó mediante Hecho Relevante remitido a la CNMV el pasado 2 de enero que su programa de recompra de acciones propias había finalizado. En total Quabit ha adquirido un total de 1.711.886 títulos, representativos de el 1,15% de su capital social, invirtiendo en ello un total de 1.681.643,31€.

En tercer lugar, nuestras malas sensaciones tras la entrada de Slim se ven reforzadas con la entrada en escena del fondo de capital riesgo Marshall Wace LLP con una posición corta en Quabit del 0,72% del capital. 

Posiciones cortas en Quabit: Fuente CNMV.


En cuarto lugar, hay varios grupos de inversores que acumulan importantes pérdidas en el valor, como por ejemplo César Alierta que ha perdido más de la mitad de su inversión a través de su sicav Lierde, por otro lado (una auténtica ballena que controla más del 5%) el famoso gestor de fondos Francisco García Paramés también acumula importantes pérdidas tras acudir a sucesivas ampliaciones a través de su fondo Cobas Selección FI. Estos inversores pueden verse forzados a ir deshaciendo sus posiciones paulatinamente.

Por otro lado la importante segmentación de las participaciones puede dar lugar a movimientos bruscos a la baja sobre el valor, ya que siguen existiendo importantes riesgos de que la inmobiliaria Quabit sufra una OPA hostil, nuevas ampliaciones y la definitiva exclusión de bolsa (añadido todo esto a la poca liquidez del valor). 

Derechos de voto sobre Quabit: Fuente CNMV.

En quinto lugar, de los miembros del consejo de Quabit solo su presidente Félix Abanades López mantiene una posición relevante, esto podría parecer positivo y decir mucho en cuanto a intereses alienados entre la empresa y sus directivos, pero vemos claramente como esto no es así, como explicamos más abajo:

Fuente: CNMV.

Félix Abanades López, presidente de Quabit.

Si vemos con atención las notificaciones de Félix Abanades López a la CNMV sobre su posición en Quabit, podemos ver como ha ido deshaciendo esta a lo largo de los últimos años, pasando de controlar más del 53,526% a apenas un 18,476%.

Fuente: CNMV.

Todo lo anterior se representa en su gráfico de largo plazo, tras más de 13 años desde su gran batacazo en bolsa cuando aún se llamaba Astroc y estaba en poder aún de Enrique Bañuelos, la compañía sigue sin levantar cabeza y puede que nunca lo haga, más haya de rebotes cortoplacistas o valoraciones más ajustadas a sus activos en un contexto más hostil y lento para el inmobiliario.

Gráfico de largo plazo en Quabit.

En cualquier caso, para saber a dónde vamos hay que saber de dónde venimos, les dejo el vídeo de la salida a bolsa de Astroc:


"Los inversores sólo quieren leer que sus acciones van a subir, no quieren pensar, les duele pensar". 

Comentarios