PharmaMar descubre la cura al cáncer de pulmón por tercera vez

DISCLAIMER FINANCIERO: el presente artículo no constituye una recomendación de compra, mantenimiento, venta, o venta en corto de valores negociados en bolsa.

DISCLAIMER LEGAL: la información del presente artículo únicamente constituye la opinión del analista sobre una empresa cotizada, en ningún caso se acusa a la empresa o sus integrantes de realizar o haber realizado actividad sospechosa o ilegal.

Objetivo del artículo: el presente artículo no solo es el fruto del análisis fundamental o técnico de una empresa cotizada, sino que pretende ir mucho más allá y estudiar tanto lo aparente como lo que no lo es tanto, así como las distintas corrientes de opinión que existen alrededor de una empresa. El presente artículo no busca llevar la razón en nada, ni quitarla, simplemente ver la realidad de algo de la forma más objetiva posible, sin recibir influencia externa que pueda perturbar o contaminar un resultado meditado fruto de la reflexión.

PharmaMar

Según comunicó la propia compañía mediante hecho relevante a la CNMV, PharmaMar S.A ha logrado un acuerdo contractual con Jazz Pharmaceuticals Ireland Limited ("Jazz"), una filial irlandesa  con sede en Dublín, perteneciente a un importante grupo farmacéutico de Estado Unidos, Jazz Pharmaceuticals Plc (cotiza en el índice tecnológico Nasdaq). Ambas compañías han suscrito un contrato de licencia exclusiva para comercializar en Estados Unidos la "Lurbinectedina", uno de sus fármacos estrella. Se trata de un "compuesto antitumoral para el cáncer de pulmón microcítico recurrente".

PharmaMar recibirá un pago de 200 millones de dólares y "podría" (entiéndase un suceso probable) recibir pagos adicionales de hasta 250 millones de dólares si consiguen "hitos regulatorios" una vez la FDA (La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) conceda aprobación acelerada o completa de la "Lurbinectedina" en una serie de plazos determinados (los cuales no se indican). 

Además se indica que la compañía podría recibir 550 millones adicionales por objetivos comerciales,  por otro lado se establecerían una serie de royalties sobre las ventas netas del fármaco que irían desde el 10% hasta un máximo del 30%. Según el hecho relevante PharmaMar conserva los derechos de producción del fármaco y lo suministrará a la filial irlandesa Jazz. 

Ahora bien, se añade que el contrato está sujeto a la correspondiente autorización de las autoridades antimonopolio de Estados Unidos, que podrían tumbarlo abajo. PharmaMar ha convocado una teleconferencia con analistas e inversores el jueves 9 de enero de 2020 a las 14:00 para comentar los extremos del acuerdo. 

Fuente: PharmaMar.

Lo que la empresa cuenta después es que el medicamento no es la panacea, sino que tiene una "Tasa de Respuesta Global" (ORR, Overall Response Rate) del 35,2%, si bien esto supone una mejora frente a la ORR histórica de otro medicamento contra el cáncer llamado "topotecam" que tenía una tasa del 16,9%, además de mostrar un perfil de mayor seguridad, tolerancia y administración favorable en comparación con el tratamiento estándar histórico. 

El presidente de PharmaMar José María Fernández Sousa-Faro señaló que: "Estamos muy satisfechos con la licencia de lurbinectedina con nuestro nuevo socio Jazz" añadiendo que "Estamos convencidos de que con Jazz hemos encontrado un socio profundamente comprometido para llevar lurbinectedina a los pacientes de Estados Unidos. Lurbinectedina es un fuerte candidato para convertirse en una ALTERNATIVA TERAPÉUTICA para los pacientes con cáncer de pulmón microcítico recurrente, para los que hay escasas opciones de tratamiento".

 José María Fernández Sousa-Faro (Presidente de PharmaMar).

Por su parte, el Presidente y CEO de Jazz Pharmaceuticals, Bruce C. Cozadd, dice que la "Lurbinectedina es una gran importancia estratégica y una oportunidad emocionante para que Jazz amplíe su cartera de oncología", este añade que: "que es una opción de tratamiento muy importante" (¿qué significa importante?, la verdad no parece nada disruptivo). 

 Bruce C. Cozadd (Presidente y CEO de Jazz Pharmaceuticals).

Ante todo prudencia con el valor ("ser temerosos cuando todos son codiciosos").

Por varias razones:

En primer lugar, la compañía en su propio comunicado se delata, ya que están vendiendo un "futurible", es decir, algo que todavía no han conseguido sino que está a la espera de materializarse. Por otro lado el contrato únicamente contiene una parte fija de 200 millones de dólares, la otra parte (la más cuantiosa) está sujeta a un variable, además de quedar fijados unos límites claros (un tope) en el contrato. Por otro lado el propio contrato está sujeta a la correspondiente autorización de las autoridades antimonopolio que pueden convertir en papel mojado el acuerdo. También resulta sospechoso que el contrato haya sido firmado por una filial de Jazz en Irlanda cuando supuestamente el medicamento va a ser comercializado en Estados Unidos. 

En segundo lugar, además de todo ello, se indica que el medicamento no es ninguna cura al cáncer de pulmón, sino que simplemente consiste en una ALTERNATIVA TERAPÉUTICA para los PACIENTES CON ESCASAS OPCIONES DE TRATAMIENTO que simplemente tiene mejores resultados de mejora respecto a otros (mejor ORR), pero que no tiene una gran tasa de mejora de la enfermedad. Además que no es para el cáncer de pulmón en general, sino para uno de los muchos tipos de cáncer de pulmón que hay (concretamente el "cáncer de pulmón microcítico recurrente"). 

En tercer lugar, por otro lado la empresa estima que en Estados Unidos este cáncer se diagnostica al año a unos 30.000 pacientes aproximadamente. Por lo que cabe deducir que los potencial es consumidores del medicamento son un número inferior al ser esta una opción alternativa a muchas otras, por tanto las cifras espectaculares que da la empresa no son del todo realistas.



Por tanto consideramos que la compañía lo único que pretende es vender la compañía al mercado con un claro interés económico cortoplacista, es decir, el movimiento espectacular que han vivido sus acciones recientemente no es más que el resultado de un movimiento especulativo, en vez de una mejora sustancial de sus fundamentales que permitan a la compañía crecer a largo plazo, es decir "mucho ruido y pocas nueces". Sean cautos y no se dejen llevar por este burdo engaño, en este caso hay que "ser temerosos cuando todos son codiciosos" como dijo Warren Buffet. 

Gráfico de la cotización de PharmaMar.

Este escepticismo nuestro ante los últimos acontecimientos se refuerza al ver como la prensa económica especializada trata de vender lo espectacular del acuerdo después de que sus acciones hayan subido más de un 210%, un patrón muy similar a lo que lleva haciendo la cotización de PharmaMar históricamente, vean:

Fuente: Estrategias de inversión.
Fuente: Capital Madrid.

Fuente: El País.


Fuente: Expansión.


Por su parte las acciones de la empresa matriz Jazz Pharmaceuticals, que cotiza en el índice tecnológico Nasdaq se encuentran en fase lateral sin superar los máximos de 2014. Cabe recordar que  el Nasdaq ha subido solo este año 2019 más del 35%.

Fuente: Yahoo Finance. 

Su accionariado:

Entre sus accionistas de referencia se encuentra Sandra Ortega Mera, hija de Amancio Ortega con un 5,010% del capital, la cual parece una inversora de largo plazo con vocación de mantener su participación.


Fuente: CNMV.

Sandra Ortega Mera, hija de Amancio Ortega.

Dentro del consejo de administración, de los 11 consejeros de PharmaMar, 8 de ellos tienen acciones de la compañía, y entre todos ellos tienen más del 25% del capital; destaca su presidente José María Fernández Sousa-Faro que atesora un 11,104% de la compañía, el cual ha mantenido su participación sin cambios desde 2016.


Fuente: CNMV. 

En definitiva, su accionariado de referencia parece ser estable ya que controlan aproximadamente el 30% de la compañía y no han realizado muchos cambios recientemente, lo que deja el 70% restante en manos del free float.


Sus cuentas:

También resulta llamativo que una empresa que lleva 4 ejercicios seguidos en pérdidas multiplique su  cotización x2,10 veces.
Fuente: Morningstar.

Conclusión: pensamos que si el contrato con Jazz no llega a materializarse y finalmente es un espejismo la compañía debería volver a mínimos, es decir, a menos de 1/3 de su valor actual (261 millones). Ahora bien, si finalmente el acuerdo sale adelante puede ser un balón de oxígeno para la compañía y la vuelta al resultado positivo, en cualquier caso la valoración actual incluso en el mejor escenario sería exagerada y debe ajustarse.


Una vez más saquen ustedes sus propias conclusiones y veremos lo que ocurre en este nuevo año 2020 con PharmaMar. 

Si te ha gusta y quieres más comparte!! y pide cuál quieres que sea la próxima empresa en ser analizada.

Comentarios

  1. Anónimo1/1/20 1:21

    Se te ve el plumero en contra del valor!!!

    ResponderEliminar
  2. Sean cautos y no se dejen llevar por este burdo engaño.....
    Gran análisis!! 4 meses después cierre a 5,75

    ResponderEliminar

Publicar un comentario